Tomar la decisión de someterse a una intervención para corregir la miopía, hipermetropía, astigmatismo o vista cansada suele ser un paso difícil que requiere, en gran parte, una buena información y asesoramiento por parte de los profesionales.

Cuando nos referimos a la vista, muchos pacientes consideran que estamos ante uno de los órganos más importantes y delicados, y por lo tanto, la confianza que depositan en nosotros es básica para llevar a cabo la intervención. Para corregir quirúrgicamente los defectos refractivos (miopía, hipermetropia, astigmatismo y vista cansada) estamos

utilizando en nuestros centros oftalmológicos, la tecnología Custom LASIK.

Esta tecnología ofrece unos resultados óptimos y de gran calidad. No obstante, el paciente debe obtener una información clara y precisa, tanto de los beneficios como de los riesgos de la misma, para tomar una decisión libre y responsable.

En Eyecos nos preocupa que la información que usted reciba sea completa y objetiva, y nos comprometemos a solucionar las dudas que se le planteen, consultando con nuestros profesionales.

HISTORIA DE LA CIRUGÍA REFRACTIVA

El primer intento quirúrgico con fines refractivos mediante la extracción del cristalino lo propuso Boherhave ya en el año 1808.

Pasaron muchos años y muchos investigadores, antes que Josep Ignasi Barraquer ideara e introdujera en su clínica de Bogotá, en 1949 y 1963, la queratoafaquia y la queratomileusis miópica por congelación.

Estas técnicas intentan reducir o suprimir la alta miopía disminuyendo la potencia de refracción de la córnea (queratomileusis), y otras aumentando dicha potencia para corregir la hipermetropía (queratofaquia).

Desde hace 20 años, después de Josep I. Barraquer, se han ideado diferentes métodos quirúrgicos para la corrección de defectos de refracción importantes, todos ellos encaminados a moldear y cambiar la forma de la córnea.

El Láser Excímer fue utilizado por primera vez para corregir la miopía en un ojo humano, por el Dr. Ioannis Pallikaris en el año 1989. No fue hasta el año 1991, que Luis Ruiz ideó el primer microqueratomo automático.

Este instrumento se utiliza en la primera parte de la cirugía para realizar el corte no refractivo, y prepara la córnea para recibir el tratamiento con el láser.

La técnica llamada LASIK (Queratomileusis in situ asistida con Láser Excímer) combina la utilización de un microqueratomo automático con el Láser Excímer, encargado de moldear la córnea para corregir el defecto de cada paciente.

En octubre de 1995 la FDA (Food and Drug Administration) en los Estados Unidos, aprobó la utilización del Láser Excímer para la corrección de los defectos refractivos, después de un largo y exhaustivo estudio, que demostró la efectividad, la predictibilidad y seguridad de éste tipo de láser.

El equipo de Eyecos está aplicando esta técnica desde 1995, siempre investigando y trabajando para mejorar día a día la técnica quirúrgica, e incorporando los últimos láseres y softwares, para garantizar los mejores resultados.