Las pruebas preoperatorias, necesarias para la intervención con la técnica LASIK, se pueden llevar a cabo una vez realizada la visita informativa, y una vez ha sido recomendada la intervención por el cirujano.

Para los usuarios de lentes de contacto les será recomendado un descanso de unos días, dependiendo del tipo de lentes y las horas que estaba acostumbrado a llevarlas. Este descanso antes de realizar las pruebas preoperatorias, es necesario para garantizar la exactitud de las medidas.

Estas pruebas constan de diferentes apartados referentes a todo lo aquello pueda estar relacionado con la visión y la forma del ojo. Además de estos datos, se valoran todas las causas que puedan afectar negativamente en la cirugía.

Algunos de los apartados son:

ANAMNESIS: Antecedentes personales y familiares
REFRACCIÓN SIN CICLOPLEGIA: Máxima AV con corrección
DOMINANCIA OCULAR: Dominancia motora y sensorial
PUPILOMETRíA: Diámetro pupilar en diferentes condiciones lumínicas
TOPOGRAFIA: Evaluación del astigmatismo corneal y/o problemas patológicos
SENSIBILIDAD AL CONTRASTE: Visión según diferentes grados de luminosidad
FRAGILIDAD EPITELIAL: Calidad del epitelio
PAQUIMETRIA: Grosor corneal central y periférico
BUT: Calidad de lágrima
SCHIRMER: Cantidad de lágrima
BIOMICROSCOPIA: Exploración por lámpara de hendidura
PIO: Presión intraocular
REFRACCIÓN BAJO CICLOPLEGIA: Descarta problemas acomodativos
FONDO DE OJO: Exploración del tapete retiniano.
Si los resultados de las pruebas preoperatorias contraindican la cirugía mediante tratamiento LASIK, el paciente será informado de su situación, y si es posible se le ofrecerán otras alternativas quirúrgicas de tratamiento.