Desde hace muchos años diferentes defectos refractivos se vienen tratando mediante cirugía.

Los defectos refractivos son los conocidos defectos de la graduación visual, como la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo y la vista cansada.

En los últimos años, con el surgimiento del láser excímer ha habido un avance significativo, haciendo que sea una cirugía más exacta y segura.

El láser excímer de fluoruro de Argón (ArF) de 193 nm es un láser pulsátil con un amplio potencial, debido a que puede crear escisiones muy exactas y precisas del tejido corneal a una profundidad exacta con mínima alteración de los tejidos vecinos.

En nuestras clínicas utilizamos tecnología láser de última generación para tratar nuestros pacientes con máxima seguridad.

La queratomileusis asistida con láser o LASIK es una técnica que consiste en modificar la curvatura de la cornea mediante láser, rompiendo los enlaces moleculares que existen entre las diferentes células sin alterar el estadio de estas.

La forma, tamaño y profundidad de la ablación, depende del tipo de defecto que se va a corregir.Por ejemplo, para la miopía se provoca un tratamiento circular, para la hipermetropía, anular, y para el astigmatismo, en forma de elipse o de mariposa, como indica el dibujo.

Se pueden operar las personas mayores de 18 años con un defecto refractivo estable.En todos los casos hace falta pasar unos exámenes oftalmológicos y optométricos previos, para descartar la presencia de problemas oculares que puedan contraindicar la operación.

La cirugía se lleva a cabo, solamente mediante la instilación de gotas anestésicas, su duración es de 5 minutos para cada ojo y no requiere ingreso en la clínica.

Este tipo de tratamiento es totalmente indoloro y la recuperación de la visión es rápida.En cuestión de 24 horas, el paciente podrá reprender la actividad laboral y social normal.El resultado es para toda la vida y el defecto no vuelve nunca más.

Si la graduación es muy alta, se utiliza la técnica de implante de lentes intraoculares, que permiten corregir cualquier defecto óptico, por alto que sea, de miopía, hipermetropía y astigmatismo.

Esta técnica consiste en introducir una lente en el interior del globo ocular con la graduación exacta necesaria para conseguir una corrección perfecta.Esta lente es fija, no se tiene que cambiar con el paso de los años.

Para este tipo de cirugía, también se utiliza solamente anestesia tópica con gotas.Se operan los dos ojos a la vez y el paciente sale del quirófano con los ojos destapados.No requiere tampoco hospitalización.